banner a1

banner a5 banner a6   

logo

banner l

Lunes, 19 de Febrero de  2018
14:18

09ibero01La política discriminatoria del presidente Donald Trump se ha recrudecido contra los jóvenes denominados “dreamers” que llegaron desde pequeños con sus padres a Estados Unidos, debido a que desde los primeros meses del año pasado se han denunciado acciones agresivas y detenciones por infracciones menores o acusaciones falsas sin evidencia, por lo que están siendo deportados inmediatamente, afirmó Isabel Martínez, maestra de John Jay College de Nueva York, al hablar de la situación de los jóvenes migrantes.

Explicó que al ser detenidos son enviados de la prisión de Nueva York a Florida como una estrategia para alejarlos de su familia y comunidad para que no puedan defenderse legalmente. Esta situación refleja que el discurso mediático de Donald Trump es contradictorio, ya que ante los medios de información presenta declaraciones que no concuerda con las acciones legales que se realizan.

Recordó que más de 800 mil jóvenes en el año 2012 fueron beneficiados con el programa DACA que son permisos de trabajo para residir en Estados Unidos y no ser deportados. De éste número el 25% son mexicanos y el resto de otros países Latinoamericanos.

El Estado de Nueva York tiene 138 mil dreamers, pero sólo 40 mil fueron registrados en el programa DACA y el resto prefieren vivir ocultos por temor a ser deportados.

Refirió que el 91.4 por ciento de los jóvenes que están en el programa DACA tienen más oportunidades porque tiene trabajos mejor remunerados y el 6 por ciento son dueños de sus propios negocios ya que contribuyen al pago de contribuciones estatales que suman 140 millones de dólares anuales, por lo que en su mayoría son personas honestas y responsables.

Resaltó que para poder inscribirse al programa DACA deben tener menos de 31 años de edad, cinco años de vivir en Estados Unidos, ser alumnos graduados y tener un diploma de educación general y no estar condenados por delitos graves.

Marcela Ibarra Mateos, coordinadora de la maestría en Cambio Social de la Universidad Iberoamericana Puebla, resaltó que los jóvenes que están regresando a vivir a México porque sus padres fueron deportados, también sufren discriminación en México porque no hablan el mismo idioma y visten de manera diferente.

Situación que el gobierno federal debe atender, ya que esto no es un problema coyuntural sino estructural, de un sistema capitalista que está expulsado a personas de sus poblaciones.

Por esta razón, la Universidad Iberoamericana Puebla ha ofrecido espacios a estos jóvenes para que puedan terminar su educación universitaria o preparatoria y puedan integrarse a sus comunidades.

banner b1 i2

banner e1 i