banner 1

logo

banner l

- Puebla, Pue. México.

03upaep01Cuando pensábamos que ya sabíamos todo acerca del talento mexicano que llegó a la órbita lunar a bordo de la nave “Peregrine Lunar Lander”, tras salir de la tierra desde Cabo Cañaveral el pasado 8 de enero de 2024, en este mes del amor y la amistad se reveló un emotivo componente “secreto” en esta misión.

 

¿Cómo sonaría, por ejemplo, cantar “Bésame mucho” en una versión cósmica?

A esta y otras preguntas respondió “The Earthling Project” (El proyecto terrícola), todo un componente espacial lleno de amor y amistad que, grabado en un disco de níquel, envió música y arte mexicano a bordo de la nave espacial “Peregrine Lunar Lander” de la empresa “Astrobotic”, con el apoyo de “The Arch Mission Foundation” USA (The Arch Libraries).

Este disco que fue creado por “The Arch Mission Foundation” en California, conteniendo música mexicana, junto con otras expresiones artísticas como literatura, fotografía, pintura y video de otros países, permite concluir que el “secreto” para el futuro del planeta es el amor y la música, cristalizándolos en hermosas creaciones a través del arte, tan primordial esperanza para la humanidad.

Madrina del proyecto fue la icónica cantante mexicana Ely Guerra, en constelación con el internacionalmente renombrado flautista y director de orquesta Horacio Franco, y los emblemáticos cantantes Piro Pendás (“Ritmo Peligroso”), Denisse Gutiérrez (“Hello Seahorse”), Valentina Moretti, Jenny Beaujean, Ingrid Beaujean, Juan Pablo Villa y Majo Cornejo, entre toda una pléyade de artistas y amantes de la música y el arte.

Como parte de este componente espacial, en ese disco de níquel llegaron a la órbita lunar siete canciones que conformaron “The Earthling Project”, una iniciativa creada por el compositor, director de orquesta y artista sonoro Mexicano Felipe Pérez Santiago, quien la desarrolló desde 2020, al lado del SETI Institute (Search for Extraterrestrial Intelligence Institute) en colaboración con voluntarios en México y diversos países.

“The Earthling Project”, conjuntó voces de todo el mundo, con objeto de cantar canciones que nos representaran como humanos, como terrícolas; Para lograrlo, por medio de la compañía mexicana de tecnología Webcorp y decenas de copartícipes nacionales e internaciones se desarrolló una app de acceso gratuito para que la gente alrededor del mundo la descargara en sus teléfonos y grabara su voz cantando.

La invitación a nivel mundial fue un éxito y se recibieron grabaciones de más de 60 países de los 5 continentes. Dichas grabaciones posteriormente se convirtieron en 7 canciones, arregladas por el mismo Felipe Pérez Santiago, las cuales conforman un gigantesco coro de personas de 60 países cantando juntas, y que están incluidas en el disco que inició su travesía a la órbita lunar el pasado 8 de enero, y culminó en el fuego cual ave fénix, para renacer en su revelación este febrero, como lo hará cada vez que un Internauta terrícola escuche estas piezas de arte.

En este mes del amor y la amistad (y siempre) las siete canciones podrán ser escuchadas de manera gratuita en plataformas de streaming reverberando su lanzamiento terrestre y espacial de manera simultánea.

“Si hay algo que pueda un artista hacer para volverse humanista es involucrarse socialmente con su mundo. Pero la colaboración que tuve con Felipe Pérez Santiago en este genial proyecto va más allá de eso: hizo que el humanismo haya trascendido a disensiones universales, a alcances cósmicos que nunca hubiéramos imaginado en otras épocas”, expresó con emoción Horacio Franco.

Se detalló que en esta misión participaron cantantes de los 5 continentes, niñas, niños, jóvenes y adultos mayores de todas las razas, géneros, idiomas y creencias, desde estudiantes de música en México, niños de las Islas Réunion en África, cantantes profesionales de Canadá y Dinamarca, mamás de Italia, un chamán de Indonesia, un guerrero Maorí de Nueva Zelanda y una adulta mayor sobreviviente de la Segunda Guerra Mundial de Polonia.

“La agencia espacial mexicana a través de su director general, el Dr. Salvador Landeros Ayala, siempre ha apoyado a la juventud y a sus expresiones culturales y artísticas. Este suceso se suma como otro gran orgullo para nuestro país, al éxito del 75% que logró la misión de cinco micro robots mexicanos Colmena de la UNAM, y nos recuerda, de manera sublime, qué tan grande es el talento mexicano, destacando el poder de la música y el amor, como el gran secreto para el futuro de la humanidad. ¡Un proyecto increíble!”, expresó en su momento el director publicista de la agencia espacial mexicana, Guillermo Castro Sandoval.

 

· “Peregrine Lunar Lander” fue cargado de todas nuestras voces en un viaje épico e irrepetible: The Earthling Project Rocks!”: Ely Guerra

Cuando pensábamos que ya sabíamos todo acerca del talento mexicano que llegó a la órbita lunar a bordo de la nave “Peregrine Lunar Lander”, tras salir de la tierra desde Cabo Cañaveral el pasado 8 de enero de 2024, en este mes del amor y la amistad se reveló un emotivo componente “secreto” en esta misión.

 

¿Cómo sonaría, por ejemplo, cantar “Bésame mucho” en una versión cósmica?

A esta y otras preguntas respondió “The Earthling Project” (El proyecto terrícola), todo un componente espacial lleno de amor y amistad que, grabado en un disco de níquel, envió música y arte mexicano a bordo de la nave espacial “Peregrine Lunar Lander” de la empresa “Astrobotic”, con el apoyo de “The Arch Mission Foundation” USA (The Arch Libraries).

Este disco que fue creado por “The Arch Mission Foundation” en California, conteniendo música mexicana, junto con otras expresiones artísticas como literatura, fotografía, pintura y video de otros países, permite concluir que el “secreto” para el futuro del planeta es el amor y la música, cristalizándolos en hermosas creaciones a través del arte, tan primordial esperanza para la humanidad.

La Madrina del proyecto fue la icónica cantante mexicana Ely Guerra, en constelación con el internacionalmente renombrado flautista y director de orquesta Horacio Franco, y los emblemáticos cantantes Piro Pendás (“Ritmo Peligroso”), Denisse Gutiérrez (“Hello Seahorse”), Valentina Moretti, Jenny Beaujean, Ingrid Beaujean, Juan Pablo Villa y Majo Cornejo, entre toda una pléyade de artistas y amantes de la música y el arte.

Como parte de este componente espacial, en ese disco de níquel llegaron a la órbita lunar siete canciones que conformaron “The Earthling Project”, una iniciativa creada por el compositor, director de orquesta y artista sonoro Mexicano Felipe Pérez Santiago, quien la desarrolló desde 2020, al lado del SETI Institute (Search for Extraterrestrial Intelligence Institute) en colaboración con voluntarios en México y diversos países.

“The Earthling Project”, conjuntó voces de todo el mundo, con objeto de cantar canciones que nos representaran como humanos, como terrícolas; Para lograrlo, por medio de la compañía mexicana de tecnología Webcorp y decenas de copartícipes nacionales e internaciones se desarrolló una app de acceso gratuito para que la gente alrededor del mundo la descargara en sus teléfonos y grabara su voz cantando.

La invitación a nivel mundial fue un éxito y se recibieron grabaciones de más de 60 países de los 5 continentes. Dichas grabaciones posteriormente se convirtieron en 7 canciones, arregladas por el mismo Felipe Pérez Santiago, las cuales conforman un gigantesco coro de personas de 60 países cantando juntas, y que están incluidas en el disco que inició su travesía a la órbita lunar el pasado 8 de enero, y culminó en el fuego cual ave fénix, para renacer en su revelación este febrero, como lo hará cada vez que un Internauta terrícola escuche estas piezas de arte.

En este mes del amor y la amistad (y siempre) las siete canciones podrán ser escuchadas de manera gratuita en plataformas de streaming reverberando su lanzamiento terrestre y espacial de manera simultánea.

“Si hay algo que pueda un artista hacer para volverse humanista es involucrarse socialmente con su mundo. Pero la colaboración que tuve con Felipe Pérez Santiago en este genial proyecto va más allá de eso: hizo que el humanismo haya trascendido a disensiones universales, a alcances cósmicos que nunca hubiéramos imaginado en otras épocas”, expresó con emoción Horacio Franco.

Se detalló que en esta misión participaron cantantes de los 5 continentes, niñas, niños, jóvenes y adultos mayores de todas las razas, géneros, idiomas y creencias, desde estudiantes de música en México, niños de las Islas Réunion en África, cantantes profesionales de Canadá y Dinamarca, mamás de Italia, un chamán de Indonesia, un guerrero Maorí de Nueva Zelanda y una adulta mayor sobreviviente de la Segunda Guerra Mundial de Polonia.

“La agencia espacial mexicana a través de su director general, el Dr. Salvador Landeros Ayala, siempre ha apoyado a la juventud y a sus expresiones culturales y artísticas. Este suceso se suma como otro gran orgullo para nuestro país, al éxito del 75% que logró la misión de cinco micro robots mexicanos Colmena de la UNAM, y nos recuerda, de manera sublime, qué tan grande es el talento mexicano, destacando el poder de la música y el amor, como el gran secreto para el futuro de la humanidad. ¡Un proyecto increíble!”, expresó en su momento el director publicista de la agencia espacial mexicana, Guillermo Castro Sandoval.

banner e1 i