banner a1

banner a5 banner a6   

logo

banner l

Miércoles, 18 de Octubre de  2017
11:52

17danza01El Otro Cielo, es la puesta en escena de danza desde la ceguera que los poblanos podrán disfrutar  de manera gratuita, con la participación de 41 bailarines  de  8 a 84 años, que nos enseñarán otra forma de danzar la vida, el próximo jueves 23 de marzo a las 18:45 horas en el Teatro Principal.

En la función se podrá observar todo el miedo que puede sentirse al  caminar sin ver, y cómo romper con esos paradigmas para moverse por todo un escenario y expresar emociones desde el sentir, con un alto sentido de compromiso y disciplina, retando al auditorio a preguntarse ¿cómo estoy viviendo yo? ¿Desde la posibilidad o desde la limitación?

Danza de contacto activo es  la metodología desarrollada por la psicóloga y bailarina poblana Lorena Nieva Bernal, que presenta el espectáculo inclusivo como primicia en el mundo, explicó que los bailarines participan descalzos, usando sus pies como guía a través de las texturas que marcan los espacios, con obstáculos por límites, para que puedan moverse a través del foro, construyendo partituras que se basaron en el alfabeto de movimiento del  lenguaje de la danza.

Así lo dio a conocer a través de una rueda de prensa, acompañada por Lorena Mejía Labastida,  responsable del programa de Inclusión laboral para personas con discapacidad y adultos mayores del CREE DIF Puebla,  la coreógrafa Mayra Gracida, y el bailarín Rutilo Michimani.

El espectáculo está inspirado en dos poemas de Mario Benedetti: Oro cielo y No te rindas, acompañados  con música de Rene Aubri, Ryuchi Sakamoto y Claude Debussy, Chopin.

Esta función se realiza con el apoyo del Programa de Estímulo a la Creación y al Desarrollo Artístico de Puebla 2015-2016, Psicoballet Puebla, Psicoballet ciudad de México, Instituto de Rehabilitación en Pro del Aprendizaje de Integración para Ciegos y Débiles Visuales, el Programa Sustantivo de Inclusión Laboral CREE-DIF, y el trabajo de iluminación profesional y escenotecnia de Mayra Gracida.

A lo largo de 10 meses han corrido los ensayos, que tuvieron como reto la socialización para permitir el contacto entre compañeros y  romper con la  corporalidad que distingue a quienes son ciegos de nacimiento y nunca han conocido qué cosa es un ballet -destacó la corógrafa Mayra Gracida-, lo que además nos demuestran que la danza es también para los adultos, no sólo para los jóvenes tocados por los dioses.

La profesionalización del arte de la danza desde la ceguera representa una alternativa no sólo de inclusión social, sino de trabajo profesional, que además permite romper con las limitaciones psicológicas que caracterizan a las personas que sufren discapacidad, apuntó Lorena Mejía.

En esta puesta en escena participan  integrantes de diferentes proyectos donde está danzando en la oscuridad, como el Psicoballet Puebla de Zavaleta, los talleres en el CIS de San Javier, del CREE-DIF de Lomas  de San Miguel, Mujeres en Movimiento de San Baltazar Campeche y Psicoballet México (Casa Hogar para niñas invidentes de Coyoacán)  en la Colonia del Valle, indicaron.

Rutilo Michimani, quien confesó que nunca en su vida le había gustado el baile, no obstante haber perdido la vista hace 10 años, hoy que aprendió su mayor pasión es bailar, “el proyecto me ha cambiado la forma de pensar, quiero seguir aprendiendo”.

Se sabe que en México, aproximadamente un 5.1% de la población presentan alguna discapacidad: 12.5%  son niños; 6.3%  son jóvenes; 32.7%  son adultos y 48.5%  son adultos mayores, entre ellos la ceguera o debilidad visual es la segunda causa de discapacidad, afectando a un 28% de este segmento poblacional.

banner b1 i2

banner e1 i