banner a1

banner a5 banner a6   

logo

banner l

Sábado, 22 de Febrero de  2020
13:30

11En esta vida sí es bueno tener sueños muy claros, pero estos deben venir acompañados de dedicación, esfuerzo y también de un desarrollo educativo, comentó la egresada de la Universidad Tecnológica de México (UNITEC), Mayra González Velazco, flamante Directora General de Ventas Globales de Nissan Motors.

La egresada de UNITEC Campus Marina, ya se encuentra en Japón ocupando su nuevo cargo tras dejar el puesto como Directora General de Nissan Mexicana. Antes de viajar al país del sol naciente, habló del gran esfuerzo que le costó llegar al lugar en el que actualmente se encuentra.

“Cuando yo estudiaba mi carrera tenía muchos sueños, los sigo teniendo, en realidad siempre tengo sueños; yo sí sabía que quería ser cabeza de una gran empresa transnacional, los autos siempre me gustaron desde niña, siempre supe que quería trabajar en la industria automotriz y lo tenía muy claro, pero también tenía muy claro cuáles eran los pasos que requería el poder llegar a esta posición; hice mi plan de vida y carrera porque ambos deben ir en conjunto y de esa manera, poco a poco ir llenando los espacios hasta poder llegar aquí”, comentó.

A Mayra González, quien estudió la carrera de Mercadotecnia en UNITEC Campus Marina, el nombramiento como Directora General de Ventas Globales de Nissan Motors en Japón, le llega tras 20 años de una carrera llena de dedicación, esfuerzo y resiliencia.

“Las cosas grandes no se construyen y no se logran de un día para otro, debe haber constancia y hay ese tiempo que hay que darle a las cosas, llegar a este puesto es un logro más para mí, es un plan de vida, es un plan de carrera que yo construí hace muchos años y que hoy es una realidad, pero que tiene mucho atrás que se ha construido a través de los años”, indicó un día antes de viajar a Japón.

Mayra González recordó que cuando inició su carrera en la industria automotriz, tenía que visitar a distribuidores del norte del país, “tenía que manejar 22 horas para llegar con ellos, tenía que esperar horas afuera de sus oficinas para que me recibieran, porque al final yo era una niña que iba a enseñarles a las grandes familias automotrices cómo llevar un negocio o darles cierto valor; yo creo que esa fue una de las partes donde yo empecé a desarrollar información y valor para que me voltearan a ver”, manifestó.

Agregó que los mexicanos no deben dejar de soñar, y que deben realmente creer que pueden lograr cualquier cosa que se propongan, que no hay un sueño pequeño y tampoco imposible.

“Los mexicanos tenemos la capacidad y la formación para poder demostrar que tenemos talento en cualquier parte del mundo y en cualquier posición, si eso lo tenemos muy claro y hay de la mano una formación educativa, una seguridad personal y una buena disposición, la verdad es que los sueños no se cumplen, se trabajan duro, pero cada uno de nosotros lo podemos hacer”, concluyó.

 

banner b1 i2

banner e1 i