banner a1

banner a5 banner a6   

logo

banner l

Martes, 16 de Octubre de  2018
12:49

1669% de los mexicanos reconoce que tiene un familiar, amigo o conocido que ha padecido ansiedad o depresión, de acuerdo con el más reciente estudio del Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México, realizado en el contexto de la conmemoración del Día Mundial de la Salud Mental, este 10 de octubre.

La encuesta buscó conocer la percepción existente entre la población sobre la depresión y la ansiedad, padecimientos que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, son un mal silencioso y creciente entre los mexicanos.

Prevalencia y síntomas
7 de cada 10 encuestados manifiesta tener un familiar, amigo o conocido que ha padecido de depresión o ansiedad. Incluso 41% de los encuestados dice haber tenido alguna de estas enfermedades en el último año: 15% afirma haber sufrido ambas, 14% dice que ha padecido ansiedad y 12% depresión. De acuerdo con la opinión de los encuestados, ambas son enfermedades que se presentan frecuentemente entre la población (depresión 90% y ansiedad 85%).

Estos padecimientos son definidos de distinta forma por los encuestados, la depresión, consideran, consiste sobre todo en tristeza (29%) y desgano (13%) y la ansiedad se manifiesta en desesperación (21%), alteración e intranquilidad (12%). En relación a los síntomas, los encuestados opinan que la depresión se manifiesta sobre todo con tristeza (28%), aislamiento y soledad (19%), desgano (17%), trastornos del sueño (8%), entre otros.

En cuanto a la ansiedad, los síntomas que los encuestados mencionan, tienen que ver con agitación e intranquilidad (18%), desesperación (13%), nervios (11%), estrés (7%), entre otros.

La mayoría de los encuestados, considera que ambos padecimientos son enfermedades (depresión 79% y ansiedad 60%), aunque la depresión tiende a ser considerada como algo más grave que la ansiedad (depresión 93% vs ansiedad 80%). Además de ser considerados padecimientos graves, más de la mitad de los encuestados (54%) piensa que la gente que los padece no es diagnosticada adecuadamente y 57% que los pacientes no tienen un tratamiento médico adecuado.

Percepción sobre las personas que padecen depresión o ansiedad

A pesar de que la mayoría de las personas dice conocer a alguien que ha padecido estas enfermedades y que en general, los síntomas son conocidos, 46% de los encuestados dice que se sentiría incomodo conviviendo con una persona con ansiedad y para 45% sería incomodo convivir con una persona con depresión.

Aunque 7 de cada 10 encuestados cree que las personas con ansiedad o depresión pueden ser independientes en su vida, 51% dice que si tuviera un familiar con algún trastorno mental procuraría que permaneciera en casa y 45% no le ofrecería un trabajo a una persona con depresión o ansiedad. De acuerdo con los encuestados es probable que las personas que padecen depresión o ansiedad tengan pensamientos suicidas (90%), problemas para convivir con la gente (85%), sean menos productivos que sus compañeros de trabajo (78%), traten de ocultar su enfermedad (80%) y utilicen su enfermedad para evadir alguna responsabilidad (74%).

Para la mitad de los encuestados la gente no muestra compresión a quienes tienen ansiedad y depresión y 68% cree que las personas no conocen los retos a los que se enfrentan las personas que padecen estos trastornos.

Tratamiento y recuperación

75% de los encuestados cree que la depresión y la ansiedad deben de ser tratadas con medicamento. 61% estima que el medicamento los ayuda a mantenerse estables, 19% que este los ayuda a recuperarse, 11% piensa que no es útil y les perjudica y 9% dice que no es útil, pero no les perjudica. Si la persona con alguno de estos padecimientos fuera su familiar, el tratamiento que elegirían es diferente: 43% preferiría que tuviera un tratamiento mediante psicoterapia, 28% preferiría medicamento y terapia, 17% preferiría medicamento y 12% esperaría que lo superara sin tratamiento o medicamento.

58% de los encuestados considera que una persona que padece ansiedad o depresión tiene limitadas sus actividades y 42% cree que en general una persona con estos trastornos puede tener una vida plena. La mayoría de los encuestados tiene una opinión favorable respecto a la recuperación, ya que 63% opina que la depresión se puede curar vs. 37% que piensa que no se cura y solo es tratable; y para 55% la depresión es algo pasajero vs. 45% que cree que es persistente a lo largo de la vida.

Conclusiones

La mayoría de los encuestados parece tener una idea clara de los síntomas que presentan las personas con ansiedad y depresión, sin embargo, las opiniones parecen divididas en cuanto a si es una enfermedad que se puede curar y si es persistente a lo largo de la vida.

Para la mayoría, estos padecimientos son comunes y aun así la percepción es que son enfermedades que no siempre se diagnostican o tratan adecuadamente. Resulta interesante que, aunque la mayoría conoce a alguien cercano que ha padecido ansiedad o depresión, aún hay estigmas por parte de la población con respecto a las personas que padecen la enfermedad.

banner b1 i2

banner e1 i