banner a1

banner a5 banner a6   

logo

banner l

Jueves, 20 de Septiembre de  2018
06:37

16unam01La Universidad Nacional Autónoma de México entregó el Reconocimiento Sor Juana Inés de la Cruz a 82 destacadas universitarias, quienes con su talento y esfuerzo han contribuido al desarrollo de las funciones sustantivas de la institución: la docencia, la investigación y la difusión de la cultura.

El rector Enrique Graue Wiechers entregó medalla y diploma a cada una de las galardonadas, en el marco del Día Internacional de la Mujer.

A nombre de la Universidad, la astrónoma Irene Cruz-González, integrante de la Junta de Gobierno, afirmó que esta distinción refleja el complejo universo de las mujeres universitarias, y es también “la demostración más diáfana de la diversidad, la excelencia de su trabajo académico y del avance social de la UNAM”.

En esta casa de estudios, agregó, aún es una tarea pendiente alcanzar una mayor equidad en múltiples terrenos. Se requiere promover más la presencia de las mujeres en la academia y motivarlas a alcanzar mejores niveles, por ejemplo, en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

De 1984 a 2016, expuso, el número de mujeres en el SNI pasó del 18 al 36 por ciento; sin embargo, en el área de las ciencias duras apenas representan el 19 por ciento, mientras que en medicina, ciencias de la salud o humanidades alcanzan el 40 o 50 por ciento.

Son necesarias acciones afirmativas para avanzar, y al mismo tiempo evitar sesgos por género al hacer contrataciones y evaluaciones. Además, es indispensable continuar con la educación para abolir el acoso y el abuso del poder, a fin de lograr que se tenga la libertad de elegir a quien amar, y se respete a cada ser humano, remarcó.

A nombre de las galardonadas, la académica de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS), Fátima Fernández Christlieb, destacó que en el siglo XVII las mujeres tenían prohibido asistir a la universidad, y hoy son parte sustancial de ella. En la UNAM, resaltó, las alumnas inscritas son ligeramente más que los varones, “son la mitad de la institución”.

Fernández reflexionó respecto a si las universitarias tienen hoy las condiciones para alcanzar equilibrio y armonía, tal como las tuvo la monja de Nepantla, en el convento de San Jerónimo, y que le permitieron expandir al máximo sus capacidades.

Sor Juana, acotó, tuvo que esquivar continuamente a la Inquisición, soportar los cargos que le hacía el tribunal eclesiástico, tolerar la ira de su confesor, combinar sus intereses intelectuales con la administración del convento.

Hoy, subrayó, las académicas se enfrentan a un escenario universitario que cambia a gran velocidad, a la convergencia digital, al tener que esforzarse por comprender a cada generación y atender múltiples evaluaciones y requisitos para publicar sus investigaciones, además de preguntarse con frecuencia si el tiempo dedicado a leer tesis o corregir trabajos se encuentra en conveniente proporción con los hijos, los padres o los espacios creativos.

“El cuestionamiento acerca de nuestro ser y el sentido de nuestras acciones es permanente en nosotras. Esto es una cualidad de lo femenino. Es como si las mujeres estuvieran dotadas de una antena omnidireccional que coloca en su radar la multiplicidad de asuntos que componen su existencia”, consideró.

La lista de lo que las universitarias tienen que esquivar, comprender y resistir varía según los campos de conocimiento y las prácticas de cada escuela, facultad, centro e instituto. “Sin embargo, nuestro desafío, el de todas, por la naturaleza de nuestro ser, es encontrar equilibrio y armonía”, reiteró.

En la ceremonia estuvieron presentes la abogada General de la UNAM, Mónica González Contró; la presidenta en turno de la Junta de Gobierno, Patricia Elena Clark Peralta, así como las integrantes de este órgano de gobierno: Maite Ezcurdia y Gina Zabludovsky. También, titulares de diversas escuelas, facultades e institutos de esta casa de estudios, y familiares de las galardonadas.

banner b1 i2

banner e1 i