banner a1

banner a5 banner a6   

logo

banner l

Sábado, 14 de Diciembre de  2019
17:24

10En el marco de la rueda de prensa de la presentación de la Maestría en Administración Pública, de la Escuela de Derecho de la Universidad Anáhuac Puebla, el experto invitado, Mtro. Juan Carlos Mondragón, habló sobre los “Nuevos enfoques de gestión pública”. El Mtro. Mondragón, Director de Proyectos Especiales en Tecnitubos de Concreto, cuenta con experiencia como Maestro en Administración Pública por la Universidad de Harvard, como profesor asistente en economía política internacional en la Universidad de Bristol, así como actualmente como profesor de Gestión Gubernamental en la Universidad Anáhuac Puebla, entre otras universidades.

Es así que compartió tres enfoques que existen para concebir a la gestión pública, brindando un panorama amplio y a la vez profundo en relación con estos enfoques, los cuales han influido en gran medida en la manera en que 1) se organizan las administraciones públicas para ser eficientes; 2) se diseñan mecanismos para coordinar y controlar las actividades de gobierno; y 3) se estimula el buen desempeño de los funcionarios públicos. Entender estos enfoques y sus implicaciones es fundamental para lograr gobiernos que resuelvan los problemas de hoy, que acorten la brecha entre ciudadanos y autoridades y que recuperen la confianza perdida en la vida pública.

entendiendo por ella no sólo a las estructuras organizacionales que la conforman, sino también a las prácticas administrativas que la soportan y a los principios institucionales que la orientan. Teniendo como base que, a diferencia del sector privado, en el que las reglas las impone el mercado y la finalidad es el lucro, en la gestión pública se requieren habilidades adecuadas para la administración de los bienes públicos.

El primer enfoque presentado por el Mtro. Mondragón es el de la gestión burocrática, cuyo origen es la consolidación del Estado Moderno. Partiendo de la idea de que la administración pública debe ser racional y evitar el abuso del poder en contra del ciudadano, la racionalidad se alcanza mediante el seguimiento a procedimientos escritos y establecidos legalmente. El fin, entonces, es el seguimiento de procesos, a través de una burocracia, organizada jerárquicamente, disciplinada, integrada a través de oficinas con funciones específicas y capacitada a través de un servicio civil de carrera.

Sin embargo, las crisis fiscales y económicas de los 70s pusieron en duda este enfoque, dando paso a otro enfoque denominado Nueva Gerencia Pública. Había que disminuir el gasto y el tamaño del gobierno, y se debía privilegiar los resultados del mismo, por encima de los procesos. Esto abrió la idea de empoderar al gerente público, quitándole el anonimato del proceso burocrático y animándole a utilizar herramientas del sector público, a ser más innovador y a buscar "satisfacer al cliente". Este enfoque promovió ideas como la descentralización y desconcentración de funciones públicas en agencias públicas autónomas, así como la prestación de servicios públicos por parte de entes privados, mediante contratos basados en metas de desempeño. Este enfoque fue un llamado al administrador público a convertirse en más técnico de la administración pública.

 

Empero, un tercer enfoque, denominado Creación de Valor de Público, cuestiona la idea de ver al ciudadano como cliente. No es lo mismo ser un cliente, desde la óptica del mercado, a ser un ciudadano, desde la perspectiva pública. La actual crisis de la democracia se debe a que las administraciones públicas tratan a los ciudadanos como clientes. Este enfoque llama a rescatar la figura del ciudadano, y por tanto, a rescatar la deliberación pública como método de interacción entre el gobierno y la ciudadanía. Por tanto, el administrador público debe ser un estratega, que debe entender el valor público que se puede crear en una comunidad, para guiar a esa comunidad a encontrar soluciones comunes. El administrador público, entonces, debe tener habilidades técnicas, pero también habilidades políticas.

 

Estos tres enfoques inciden en la manera en que se entiende el quehacer político del gobierno. La Universidad Anáhuac busca fomentar este conocimiento, y proveer herramientas que permitan a los administradores públicos de todos los gobiernos, no solo a conducirse de manera ética y responsable, sino también de manera profesional y asertiva en el manejo de lo político.

 

Este programa de Maestría en Administración Pública es único en Puebla, no solo por su actualidad en el conocimiento, sino por su orientación hacia el bien común y hacia la persona como centro de la acción política. También por la formación internacional de su profesorado, cuya experiencia profesional en el campo de estudio es un valor agregado. Por último, es un programa de estudio pertinente dada la alternancia que vive nuestro país y la necesidad de contar con una masa crítica de administradores públicos capaces de generar valor público y de entender los procesos por los que atraviesa nuestro país.

Es así como la Universidad Anáhuac Puebla refrenda su compromiso con la generación de programas de Posgrados y Educación Continua de vanguardia y que respondan a las necesidades actuales del ámbito laboral, ya sea en la esfera pública o privada.

banner b1 i2

banner e1 i