banner a1

banner a5 banner a6   

logo

banner l

Miércoles, 26 de Septiembre de  2018
08:37

11anahuac01José Víctor Orón Semper, Investigador y Director del programa UpToYou en la Universidad de Navarra en España, fue el encargado de impartir la Cátedra Prima de la Escuela de Humanidades de la Universidad Anáhuac, en la que platicó con los alumnos sobre neurociencia y fe, similitudes y diferencias entre ambos conceptos.

UpToYou es un programa piloto centrado en la enseñanza de la gestión emocional como integración emocional. Éste está siendo desarrollado con gente joven del colegio de escolapios Tafalla. Comenzó la aplicación en septiembre de 2014 y está siendo evaluado con medidas psicológicas.

En esta ocasión, el investigador compartió la importancia de generar un pensamiento crítico. La gran división que ha surgido entre la razón y la espiritualidad, genera una enorme búsqueda de seguridad por parte de las personas. Esto las inclina a escuchar y creer todo lo que les es dicho; por esta razón, antes de comenzar con su ponencia, el ponente alentó a los alumnos a escuchar, analizar y reflexionar a lo largo de la misma, así como a aplicar este ejercicio en todos los encuentros que lleguen a tener durante su vida estudiantil, profesional y personal, poniendo en práctica la capacidad de cuestionar todo lo que les rodea.

Aunado a esto, Orón Semper recalcó la importancia de mantener una mente abierta, pues el cerebro y el cuerpo no funcionan solamente a un nivel biológico. Explicó cómo las dimensiones subjetivas, llámense emociones, creencias o temperamento, tienen una correlación con nuestro ser corporal; al mismo tiempo, influyen en las experiencias, en el ambiente en que nos desarrollamos y en la forma en la que interactuamos con el mundo.

La importancia de las creencias, y por lo tanto de la fe, recae precisamente en la sinergia que existe entre lo que nos conforma a nivel genético y lo que nos hace ser quienes somos. “Nuestro cuerpo entero reacciona a lo que vivimos, a lo que sentimos e incluso a lo que hicieron y sintieron nuestros antepasados. Las personas no somos islas, somos entes complejos, nuestra toma de decisiones depende de la subjetividad individual, las interacciones colectivas y la reacción de cada uno de los sistemas de nuestro cuerpo.”, expuso.

De esta forma, explicó que nuestras creencias están con nosotros todo el tiempo. No somos computadoras que se apaguen y se prendan, somos una interacción constante, seres brillantes que asimilan y actúan. Es la maravilla de nuestros miles de universos, que no puede ser explicada a partir de genes y enlaces covalentes, sino por eso que trasciende generaciones, vivencias, emociones y el mundo físico.

Es importante mencionar que a través de la Escuela de Humanidades, la Universidad Anáhuac fomenta de manera práctica el desarrollo de competencias transversales que aportan elementos de formación humana en los alumnos, aquellos que los harán trascender a lo largo de su vida.

 

 

banner b1 i2

banner e1 i