banner a1

banner a5 banner a6   

logo

banner l

Martes, 17 de Octubre de  2017
19:09

Trabaja ICUAP con lombricompostaje

14lombribuap01Desde hace más de un año el Centro de Agroecología del Instituto de Ciencias de la BUAP (ICUAP) junto con la Preparatoria “Benito Juárez García” comenzaron un proyecto de lombricompostaje que consiste en la recolección de residuo orgánico con el fin de transformarlo en abono que sirva para reforestar Ciudad Universitaria.

     José Cinco Patrón Ibarra profesor investigador del ICUAP y responsable del proyecto explicó que la Preparatoria, “es el único centro de acopio comunitario en la ciudad y en el estado que recibe basura orgánica, en ningún otro lado aceptan este tipo de residuos separados, es por eso que en cuestión de reciclado de basura estamos cambiando la historia en Puebla”.

     Lo que se busca con este trabajo, indicó, “es concientizar a los estudiantes y a todas las personas para que separen la basura desde su casa y así nosotros podamos transformarla mediante un proceso que es limpio, no produce malos olores, no genera fauna nociva y se realiza a un bajo costo”.

     El investigador enfatizó que es muy importante “educar  a la gente para que aprenda la separación, manejo, transformación y aprovechamiento de residuos orgánicos domésticos por medio de lombricompostaje, lo que permitirá que una gran cantidad de basura sea reutilizada para otros fines, como el abono, y que no llegue al relleno sanitario”.

     Patrón Ibarra especificó que el proceso de transformación de la basura se realiza en unas camas hechas de blocks de 10 metros de largo por un metro de ancho y 60 centímetros de alto, dentro de las cuales se pueden almacenar hasta 10 toneladas de basura.

     “En su interior se coloca una capa de 40 centímetros de alto de desechos orgánicos, estos se cubren con un plástico negro que permite su calentamiento y la fermentación evitando los malos olores, en dos semanas se destapa y se vierte una pequeña capa de abono con las Eisenia foetida (lombrices de tierra) para cubrirse nuevamente ahora con costales de yute para cuidar que la temperatura sea la adecuada para que las lombrices no se deshidraten puedan llevar a cabo su labor”, detalló.

     Posteriormente el contenedor se cubre con un plástico negro por encima para evitar que la lluvia lo inunde y cada semana o 15 días se destapa y riega. Mes y medio después empieza a retirarse la capa superficial del abono y así el proceso continúa hasta que se termina la última capa de alimentos, en aproximadamente tres meses.

     Al finalizar todo este proceso lo que se obtiene es un es un abono orgánico que se utiliza como fertilizante y no contiene químicos tóxicos, este producto ya lo ha patentado la Universidad para su venta con el nombre de Vermi BUAP.

     El Investigador del ICUAP dijo que hasta el momento han tenido muy buenos resultados y que tras haber realizado un trabajo conjunto con la Dirección de Desarrollo Sustentable Universitario (Didesu) al recolectar todo el residuo orgánico que se produjo durante de la Universiada Nacional BUAP 2014, resultaron 29.4 toneladas de basura que se transformarán en 9.8 toneladas de abono.

     Este proyecto, agregó, planea extenderse a toda la ciudad y otras comunidades. “El relleno sanitario de la ciudad de Puebla recibe mil 600 toneladas de basura diaria lo que representa un problema muy grande, pero nosotros en la BUAP encontramos la solución para ese problema”, puntualizó.

banner b1 i2

banner e1 i