banner a1

banner a5 banner a6   

logo

banner l

Sábado, 18 de Noviembre de  2017
18:18

03contaduria01Hoy, la Contaduría Pública se encuentra vinculada a un entorno económico caracterizado por una recesión internacional e incertidumbre financiera. Si bien la esencia de esta profesión es la misma desde su origen, actualmente va mucho más allá: debe crear valor agregado a la información disponible y generar elementos que favorezcan la toma de decisiones, expresó el rector Alfonso Esparza Ortiz, durante su intervención en la Cátedra Prima que la Facultad de Contaduría Pública de la BUAP instauró en el marco de su 80 aniversario.

Adicionalmente –prosiguió el colaborador de la Coordinación de Educación Superior del Banco Mundial-, esta profesión cobra especial importancia en momentos en los que la rendición de cuentas y la auditoría del desempeño son materias ineludibles:

“Transparencia, rendición de cuentas y la medición de los impactos son asignaturas que han modificado las relaciones entre los actores sociales y obligan a las instituciones y ciudadanos a abordarlas desde una nueva perspectiva. Son un buen ejemplo de cómo han cambiado las circunstancias”.

Por ello, invitó a los integrantes de la Facultad de Contaduría a asegurar la formación académica conforme a las nuevas características del entorno: “los contadores fueron pioneros de la certificación al igual que de la actualización permanente”.

En ese sentido, apuntó lo que en su momento el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) advirtió sobre la incipiente cuarta revolución industrial, descrita por la aplicación del Internet a la industria, la digitalización, las tecnologías de la información y comunicación, los dispositivos inteligentes y las redes que comunican máquinas y adaptan servicios a los clientes en cualquier parte del mundo. De esta cuarta revolución desconocemos las consecuencias, dijo, pero ya vemos la enorme transformación que trae consigo.

03contaduria02Según el BID, este nuevo modelo demandará el desarrollo de habilidades socio-emocionales y no sólo el uso de la tecnología, sino la creación para enfrentar un mercado extremadamente cambiante; “debemos asumir el cambio como la única constante”.

Ello implica para la contaduría un cambio de paradigmas, una mentalidad abierta, multicultural y dispuesta al aprendizaje continuo bajo una actitud proactiva e innovadora: “de la misma manera en que se demanda a las IES desarrollar estrategias y formas de aprendizaje que detonen el progreso colectivo, la Facultad de Contaduría Pública debe estar a la altura de las expectativas y nuevos retos que los cambios globales producen en las empresas y organizaciones”.

“En otras palabras, como universitarios nuestro ámbito de acción no puede ni debe limitarse a la Institución, sino a lograr un impacto real y eficaz en el entorno, para cumplir con la responsabilidad que nos atañe y contribuir a la construcción de una sociedad más justa y próspera, ya que ese debe ser el objetivo esencial del conocimiento”, concluyó.

banner b1 i2

banner e1 i