banner a1

banner a5 banner a6   

logo

banner l

Martes, 12 de Diciembre de  2017
09:21

01catredrabuap01Con la llegada del “Internet de las Cosas”, la información que el mundo posee se duplica cada once horas. De aquí que el saber en sí mismo ya no sea tan relevante. Ante este cambio histórico, el sistema educativo occidental debe abandonar el paradigma “del saber” como valor máximo e incorporar lo que la sociedad actual exige: flexibilidad para aprender a aprender, como eje central, sostuvo el rector Alfonso Esparza Ortiz, al impartir la Cátedra de Honor 2017, de la Facultad de Contaduría Pública de la BUAP.

En el púlpito del Paraninfo de la BUAP, Esparza Ortiz compartió con los presentes cómo la Institución ha hecho frente a los desafíos actuales, definidos por un mundo donde el conocimiento crece de forma acelerada, surgen nuevas disciplinas para responder a los requerimientos sociales y donde, sin embargo, prevalecen la inequidad, pobreza, intolerancia, marginación e injusticia.

“Si bien el conocimiento se ha convertido en una gran fuerza productiva, también persisten y se multiplican los problemas, por lo que tenemos que preguntarnos hacia dónde estamos conduciendo los saberes y cuál es su alcance e impacto”, destacó el ganador del Premio Internacional Sócrates 2017.

En su Cátedra Prima titulada “La Contaduría Pública y la educación multicultural en el mundo moderno”, Alfonso Esparza Ortiz, el primer orador en portar la investidura para tal efecto, enfatizó que el desafío sustancial es lograr que el conocimiento atienda las necesidades del entorno y permita a la población elevar sus niveles de bienestar. Ir más allá de la vinculación para generar acciones corresponsables entre las instituciones y los sectores social, productivo y gubernamental, es el primer paso hacia la búsqueda de oportunidades de desarrollo equitativo, comentó.

01catredrabuap02“Con una historia de más de cuatro siglos, la BUAP goza de reconocimiento por la calidad de sus programas, la habilitación de su planta académica, el desarrollo de investigaciones y su responsabilidad y compromiso social. Por su misión, nos enfocamos en ampliar la cobertura mediante nuevos planes educativos que brinden alternativas a la problemática del mundo actual y del futuro”, señaló.

En ese sentido, recordó la organización académica de la BUAP, que incluye cinco complejos regionales. Ubicados en diversas zonas del estado, estos campus registran una matrícula de casi 10 mil estudiantes de preparatoria y licenciatura, quienes cursan programas diseñados a partir de las vocaciones productivas de los lugares donde se ubican, a fin de impulsar el desarrollo regional y alentar la permanencia de egresados en sus comunidades de origen.

Asimismo, el rector de la BUAP consideró al recién inaugurado Ecocampus Universitario Valsequillo como otro de los mecanismos de la BUAP para dar respuesta a los requerimientos del ser humano, que sufre actualmente de migraciones, guerras, epidemias y un gravísimo daño al medio ambiente.

“Es un modelo de restauración ambiental en el cual se generan innovadoras dinámicas de desarrollo, a través de la investigación. Ahí se utilizan tecnologías limpias para recuperar y restablecer condiciones que aseguren la continuidad de los procesos naturales del territorio. Mediante estrategias de triple hélice se impulsará un modelo de investigación internacional, sustentado en la productividad científica y la innovación”, informó.

“Con esta y otras acciones, abiertos a la innovación y desde una perspectiva global, en la BUAP buscamos hacer del conocimiento un elemento sustancial del progreso, porque creemos que la educación es la base del desarrollo y que el saber no tiene fronteras”, comentó.

01catredrabuap03   01catredrabuap04

 

 

banner b1 i2

banner e1 i