banner a1

banner a5 banner a6   

logo

banner l

Lunes, 20 de Agosto de  2018
23:56

Las transformaciones del estado mexicano con las reformas laboral, fiscal, educativa y energética, entre otras, aprobadas en el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto, abre las puertas para pensar en el desarrollo social y económico al que puede aspirar la población.

Una vez que se sentaron las bases de estos cambios estructurales, que en gobiernos anteriores se veían frustradas por las diferencias partidistas, hoy por fin las fuerzas políticas e ideológicas dejaron de lado sus fobias y enconos para pasar a la historia como un congreso transformador y visionario.

online01Haber discutido las iniciativas del Ejecutivo Federal, dejan de manifiesto que hay un gran consenso por dar respuesta a las demandas de los más de 116 millones de mexicanos que buscan una solución a sus necesidades, por lo que hoy el reto, no es sólo quedar ante los ojos del mundo como una nación reformadora sino como un país que cuenta con normas que en el corto y mediano plazo empezarán a dar resultados efectivos en el crecimiento de los diferentes sectores sociales y productivos.

La reciente reforma energética aprobada por los legisladores federales, dan la pauta para que uno de los sectores que son fundamentales en el desarrollo nacional, se vean beneficiados. Nos referimos a la educación pública, principalmente a la enseñanza de nivel superior y a la ciencia e investigación, que hoy éstas, tienen la oportunidad de recibir beneficios económicos que garanticen una equidad en la asignación presupuestal para el 2015.

online02    Conforme avance la aplicación de la reforma energética, se espera que las finanzas públicas se fortalezcan y se defina una mejor distribución en la Ley de Ingresos y Egresos programada para el siguiente año, y áreas como las educación superior pública y la investigación reciban las bondades de los cambios estructurales del país.

    De acuerdo a los objetivos planteados en la reforma energética, el gobierno federal busca apuntalar la economía nacional con una buena administración de los recursos fiscales, generados a partir de los impuestos que se obtienen por la producción de petróleo y gas, que para su regulación y vigilancia se creó el Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, cuya misión es captar los ingresos que reciba el Estado por los proyectos de exploración y explotación de hidrocarburos que realicen empresas estatales y privadas.
                           
online03Estos recursos obtenidos buscan asegurar ingresos por 4.7 por ciento del Producto Interno Bruto, con el fin de dar viabilidad a las finanzas públicas y atender rezagos como la pobreza, generar empleo, garantizar seguridad, dar educación a los mexicanos, entre otros rubros.

Un claro compromiso que establece esta reforma energética, es que una vez que se logre un nivel de desarrollo en el país, derivado de las ganancias que se obtengan por la exploración y explotación de los hidrocarburos, se plantea atender rubros fundamentales y generar estrategias de crecimiento para resolver problemas estructurales en el corto y mediano plazo.

Esta ley establece que el Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, destine recursos para la creación de un Fondo para el Sistema de Pensión Universal; para el Financiamiento de proyectos de inversión en ciencia, tecnología e innovación, y en energías renovables; para la Inversión online04de proyectos petroleros y en infraestructura para el desarrollo nacional; para becas que generen la formación de capital humano en universidades y posgrados; en proyectos de mejora a la conectividad, así como para el desarrollo regional de la industria.

Si los objetivos planteados a través de la reforma energética se siguen al pie de la letra y los lineamientos cumplen sus metas, de acuerdo a lo proyectado, la sociedad en su conjunto será la ganadora de estas decisiones.

Lo mismo podría ocurrir en la educación superior pública, la ciencia y la tecnología, sectores que recibirían recursos para poder mantener un crecimiento y desarrollo académico constante, y al mismo tiempo un aumento en la cobertura estudiantil, que supere el 40%. Y por qué no pensar, que antes de que termine el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto, las metas del Plan Nacional de Desarrollo 2012-2018, pudieran superarse, y lograr subsidios que estén por encima del 1 por ciento del PIB y una matrícula arriba del 60 por ciento.

online05De ser así, estaríamos hablando de que las diferentes reformas realmente fueron efectivas, ya que dejaríamos de ser una sociedad tercermundista, generadora de mano de obra barata, para convertirnos en una nación innovadora y productiva; y para ello la educación es uno de los principales engranajes de la estructura nacional.

“Aquellas personas que no están dispuestas a pequeñas reformas,
no estarán nunca en las filas de los hombres que apuestan a cambios trascendentales…”
Mahatma Gandhi

#SEGUIMOSONLINE

COMENTARIOS: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

banner b1 i2

banner e1 i