banner a1

banner a5 banner a6   

logo

banner l

Domingo, 23 de Enero de  2022
21:53

01lilia01

Hola amigos hoy quiero platicarles sobre el ejercicio. Sí ya me imagino lo que pensaron, es un tema muy trillado y podrán decir: a mí ni me gusta; fulano según muy deportista y mira está bien enfermo, hasta se ve más amolado que yo; o bien dirán ¿a qué hora voy a hacerlo si no tengo tiempo de nada?

Pues bien, empezaremos diciendo que a pesar de nuestra falta de voluntad, a nuestro cuerpo le gusta hacer ejercicio y, créanme, lo necesita.

 

¿Veamos por qué?

Desde que el hombre era nómada su cuerpo era su único medio de transporte y debido a que necesitaba cazar animales para comer, la única manera de hacerlo era correteando a sus presas o bien necesita correr para huir de sus depredadores, o sea que, o corría o moría.

A medida que las civilizaciones avanzan, se dio el desarrollo tecnológico y con ello la vida del hombre se hizo más cómoda, placentera y sedentaria o sea que nos volvimos flojos. Así las cosas, aparecieron nuevas epidemias como la obesidad, la diabetes y el síndrome metabólico.

Pues bien, el ejercicio además de prevenir el sobrepeso y combatir la obesidad, tiene muchos atributos más. Entre los más notables está el activar nuestro sistema inmune, de tal suerte que las personas que hacen ejercicio de manera regular se enferman menos de infecciones respiratorias o gastrointestinales, ese mismo sistema inmune activo previene el desarrollo del cáncer.

Otros efectos benéficos del ejercicio es que las personas que lo practican disminuyen su presión sanguínea y con ello se previenen del enemigo silencioso “la hipertensión”. También el ejercicio disminuye la frecuencia y con ello apapacha a nuestro corazón. Se ha observado que las personas que practican ejercicio de manera regular y que padecen síndrome metabólico, mejoran considerablemente e incluso ya no llegan a desarrollar diabetes.
El ejercicio favorece también la angiogénesis, que es la formación de nuevos vasos, favoreciendo la circulación sanguínea en diversos órganos entre ellos el corazón. Vaya hasta nos mejora el carácter y andamos de mejor humor.

Realmente vale la pena hacer ejercicio, no digan el clásico “si quisiera pero no tengo tiempo” porque como diría mi hijo Sergio a poco por falta de tiempo no se bañan o no comen, por supuesto que no, siempre encontraremos el tiempo para bañarnos diariamente y para comer, entonces ¿por qué no darnos tiempo para hacer ejercicio? y consentir así a nuestro cuerpecito.

Órale pónganse esa ropa deportiva que se compraron para verse “nice” sáquenle provecho y pónganse a hacer ejercicio ya.

Su cuerpo y su familia se lo agradecerán.

Mi correo es: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

banner b1 i2

banner e1 i