banner a1

banner a5 banner a6   

logo

banner l

Sábado, 18 de Noviembre de  2017
01:38

Hola queridos amigos, ya estoy de regreso, “no estaba muerta andaba de parranda” no es cierto la verdad es que ya extrañaba escribir para ustedes.

Bueno hoy quiero platicarles un poco sobre unos policías buenos que como dijeran los polivoses, siempre están en “vigilia” más bien en vigilancia.

Hablaremos sobre lo importante que es nuestro sistema inmune, a veces tan incomprendido porque sin saber le echamos la culpa de muchos de nuestros males, sin saber que en algunas ocasiones somos nosotros los que lo dañamos y como resultado pues nos enfermamos.

Empezaremos diciendo que el sistema inmune tiene como principal función montar una respuesta contra lo extraño, es decir contra todo aquello que no sean nuestras propias células o en general lo propio. En esta categoría de extraño entran las bacterias, los virus y los protozoarios, así como las células cancerígenas.

El sistema inmune está formado por células de diferentes tipos, tales como los linfocitos T y B, las células dendríticas, los fagocitos, las células NK entre otras, cada una desempeña diversas funciones, todas trabajan como un verdadero equipo y actúan para apoyarse las unas a las otras, cuando una falla las otras entran al quite y evitan que el enemigo avance, algunas como en una batalla se tienen que sacrificar y mueren para evitar una derrota por parte del enemigo (los bichos o las células cancerígenas).

Nuestro sistema inmune reconoce lo extraño y le da cuello pero antes de hacerlo se asegura de no montar una respuesta contra lo propio, por ello desde que estamos en el útero de nuestras mamis, las células del sistema inmune que responden ante lo propio, se bloquean.

Cuando un bicho mal plan entra a nuestro cuerpo rápidamente las células del sistema inmune que andan patrullando (las células dendríticas y los fagocitos)  les buscan a los bichos las señales de que son malos, en muchos casos son moléculas que como si fuera el tatuaje de los bichos malos le dicen a las células inmunes ¡soy malo y qué!

Esos tatuajes se llaman PAMPS, cuando un bicho los porta inmediatamente los fagocitos tratan de engullirlos y ya encerraditos y encarcelados les dan mate, algunos bichos son mañosos y tiene forma de evadir la muerte dentro de los fagocitos y agarraran al fagocito como su medio de transporte, sí como un vil microbús que los llevará a diversos órganos y tejidos donde pueden causar daño.

01salud01A los que el fagocito sí pudo aniquilarlos, los digiere y presenta pedacitos de sus proteínas a otras células del sistema inmune, a los linfocitos T cooperadores o T citotóxicos. Si son presentados a los T cooperadores, estos van a cooperar con los linfocitos B los cuales producirán anticuerpos que son proteínas que ayudarán a matar a otros bichos similares y por ello nos protegerán (eso hacemos cuando nos vacunamos). Cuando los pedazos de bicho se presentan a los linfocitos T citotóxicos, estas células se activan y van a matar por ejemplo a las células infectadas por virus o a las células cancerígenas.

Las células T citotóxicas junto con la NK o “Natural Killer” son células profesionales en causar la muerte delas células o sea son las matonas de la película y su función principal es eliminar células infectadas por un virus o bien células loquitas como las células cancerígenas, antes de que estas proliferen en gran cantidad y se salgan de control haciendo que crezcan los tumores y hagan metástasis, es decir invadan diversos órganos y tejidos.

Se dice que diariamente generamos un promedio de 10 células tumorales pero no nos da cáncer debido a que estas auténticas heroínas están siempre vigilantes y nos protegen del mal.

Cuando comemos bien, dormimos bien y estamos optimistas nuestras células del sistema inmune funcionan de maravilla y no nos enfermamos pero cuando nos sale el estrés o nos deprimimos o descuidamos nuestra alimentación, castigamos a nuestro buen samaritano, el sistema inmune.

banner b1 i2

banner e1 i