banner a1

banner a5 banner a6   

logo

banner l

Jueves, 23 de Noviembre de  2017
00:22

Los problemas sociales y estresores ambientales irrumpen con mayor frecuencia en escenarios altamente urbanizados e inciden, a su vez, en los trastornos psiquiátricos como la esquizofrenia o la depresión.

Los psicólogos estiman que una de cada cuatro personas padece un trastorno mental o neurológico en algún momento de su vida. En México, desde inicios del presente siglo, ya se reportaba que un 9.2% de la población con un trastorno depresivo en la vida.

Estados emocionales negativos vinculados con el estrés (ansiedad y hostilidad) han sido relacionados de manera consistente con enfermedades del corazón. Asimismo, diversas enfermedades crónicas como el cáncer, altos niveles de presión sanguínea y diabetes tipo II tienen una conexión con el estrés.

01humor01El estrés, síndrome de la modernización urbana, origina gastos anuales en consultas y tratamientos médicos alrededor del mundo de al menos 100 billones de dólares americanos. Lo anterior implica una inversión en salud pública potencialmente amenazantes para la economía de las comunidades.

La Organización Mundial de la Salud suele definir a la salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no sólo la ausencia de afecciones o enfermedades. El humor juega un papel importante en la salud de las comunidades ya que lo acompañan sentimientos de bienestar emocional y alegría.

Estas experiencias las vivimos cada día, dentro de nuestra vida normal. El sentido del humor implica poseer la capacidad de “jugar” un cierto tipo de juego mental, que nos hace posible percibir lo absurdo o irónico, implicando una actitud relajada y desenfadada hacia ideas o acontecimientos.

01humor02El humor está al servicio de un abanico de funciones sociales, emocionales y cognitivas, todas ellas de carácter muy “serio”. Humor y risa son aspectos universales de la experiencia humana. Se dan en todas las culturas, y prácticamente en todos los individuos de todo el mundo.

La risa y el humor en el hombre son producto de la selección natural. Según los expertos, la risa se originó en el juego social, precediendo al desarrollo del lenguaje. Con la evolución de las capacidades intelectivas y lingüísticas, el juego mental con palabras e ideas es denominado “humor”.

Aunque el humor tenga una base biológica, las normas culturales y el aprendizaje desempeñan un papel clave en determinar cómo lo usamos en interacciones sociales y qué temas se consideran apropiados. A medida que ha evolucionado el lenguaje, la cultura y la tecnología del ser humano, hemos desarrollado nuevos métodos y estilos de comunicación: chistes, bromas, cuentos o comedia teatral y humorística.

01humor03El humor urbano es un buen método para mejorar la cohesión social dentro de una comunidad, pero también puede ser excelente para excluir al individuo de un grupo ajeno. Puede ser un medio de reducir o de reforzar las diferencias de estatus.
El humor en comunidad, también puede fortalecer la solidaridad y la conexión, o socavar el poder. El humor es la cualidad de una acción, discurso o escritura que provoca la risa o hilaridad, excentricidad, jocosidad, guasa, comicidad o diversión. Es la capacidad de percibir lo que es absurdo o divertido.

Desde una perspectiva psicológica, el proceso del humor tiene un componente esencial importante como fenómeno social: reírnos de nosotros. Puede aparecer en cualquier situación social. El contexto social del humor es un contexto real hecho juego; siempre se da en una interacción lúdica.

01humor04Para producir humor una comunidad tiene que procesar mentalmente información procedente del entorno o de la memoria, jugando con ideas, palabras o acciones de una forma creativa y generando expresiones cómicas o una acción no verbal que afecte a la comunidad de forma cotidiana.

Las características que conlleva la percepción del humor son: la incongruencia, lo inusual, lo chocante o sorpresivo; además, se tiene que percibir el estímulo como “no serio”, aunque lo sea. La constelación de elementos humorísticos son muchos y muy diversos; tales como: un chiste, una burla a la autoridad o un lapsus linguae en situaciones bochornosas, entre otros.

Una buena forma de enseñar crítica urbana es partir del humor ya que en el “meme” se ha encontrado una extraordinaria forma de analizar y criticar problemas urbanos serios y profundos. Con el humor urbano se aprende y se convive pero también se genera conciencia ciudadana. Veamos algunos ejemplos.

Para saber más:
Baudelaire, C. Lo cómico y la caricatura. Visor, Madrid. 2009
Cacho Cabal, R. El ingenio del arte: introducción a la poesía burlesca del siglo de Oro. Revista Criticón, Centro Virtual Cervantes, Madrid. 2011
Carbelo, B. (2003). El humor en la Universidad. Boletín de la Institución Libre de Enseñanza, 52, 125-130.

01humor05   01humor06

01humor07   01humor08

01humor09   01humor10

01humor11   01humor12 

01humor13   01humor14

01humor15   01humor16

banner b1 i2

banner e1 i