banner a1

banner a5 banner a6   

logo

banner l

Miércoles, 20 de Septiembre de  2017
20:36

El cáncer de mama afecta a una de cada ocho mujeres durante sus vidas. El cáncer de mama mata más mujeres en los Estados Unidos que ningún otro cáncer, excepto el cáncer de pulmón. Los hombres también pueden tener cáncer de mama, pero es muy poco frecuente. Pero podemos hablar primero de lo que es el cáncer.

 

¿Qué es el cáncer?

El cáncer ocurre cuando las células en alguna parte del cuerpo comienzan a crecer sin control. Las células normales se dividen y crecen de manera ordenada, mientras que las células cancerosas no lo hacen. Éstas continúan creciendo y desplazando a las células normales. Aunque existen muchos tipos de cáncer, todos tienen en común un crecimiento incontrolable de las células. Los diferentes tipos de cáncer pueden comportarse de manera muy distinta. Es por esto que las personas con cáncer necesitan recibir un tratamiento dirigido a su tipo específico de cáncer.
 
Algunas veces las células cancerosas se desprenden del tumor y se propagan a otras partes del cuerpo por medio de la sangre o del sistema linfático. Pueden establecerse en una región nueva y formar nuevos tumores. Cuando esto ocurre, se le llama metástasis. El cáncer que se propaga de esta manera se conoce como cáncer metastásico. Aún cuando el cáncer se ha propagado a otra localización en el cuerpo, se sigue llamando como la parte del cuerpo donde se originó. Por ejemplo, si el cáncer de la próstata se propaga a los huesos, se sigue llamando cáncer de la próstata. Si el cáncer de seno se propaga a los pulmones, sigue siendo cáncer de seno. Algunas veces el cáncer regresa después del tratamiento en una persona que parecía haber superado la enfermedad. Esto se conoce como recurrencia.
 
Dicho lo anterior, empezamos con el objetivo de este tema:

 

¿Qué es el cáncer de seno?

El cáncer de seno es un tumor maligno que se origina de las células del seno. Esta enfermedad ocurre principalmente en las mujeres, pero los hombres también pueden desarrollar cáncer de seno (100 veces menos frecuente como lo vernos más adelante). En esta ocasión me enfocare al cáncer de seno en mujeres; para el cáncer de seno en hombres, se puede tratar en otra ocasión, si les parece de interés.

 

01capsulas01Conozca las partes del seno normal

Para entender el cáncer de seno, resulta útil tener cierto nivel básico sobre la estructura normal y partes del seno. El seno de una mujer está formado por glándulas mamarias o productoras de leche (lobulillos), conductos (pequeños tubos que llevan la leche de los lobulillos al pezón), tejido adiposo y conectivo, vasos sanguíneos y vasos linfáticos. La mayoría de los cánceres del seno comienzan en las células que recubren los conductos (cáncer ductal), algunos inician en los lobulillos (cáncer lobulillar), y un pequeño número de casos se origina en otros tejidos.

 

Los senos o glándulas mamarias

Los senos están situados sobre los músculos del pecho que cubren las costillas. Cada seno está formado por 15 ó 20 lóbulos. Los lóbulos contienen muchos lobulillos. Los lobulillos contienen grupos de glándulas diminutas que pueden producir leche. La leche fluye de los lobulillos al pezón por unos tubos delgados llamados conductos. El pezón está en el centro de un área oscura de piel llamada la areola. El espacio entre los lobulillos y los conductos está lleno de grasa. Los senos tienen también vasos linfáticos.

 

¿Cuántas mujeres tienen cáncer de seno?

El cáncer de seno es el cáncer más común entre las mujeres en los Estados Unidos, después del cáncer de la piel. Es la segunda causa principal de muerte por cáncer en las mujeres, después del cáncer del pulmón. La probabilidad de que una mujer desarrolle cáncer invasivo del seno durante su vida es de 1 en 8. La probabilidad de morir por cáncer de seno es de aproximadamente 1 en 35. Por fortuna las tasas de mortalidad del cáncer de seno han estado disminuyendo. Probablemente, esta disminución sea el resultado de la detección más temprana y de las mejoras en los tratamientos.

 

¿Cuáles son las causas del cáncer de seno?

Ciertos cambios en el DNA pueden causar que las células normales del seno se hagan cancerosas. El DNA es el químico en cada una de nuestras células que porta nuestros genes (las instrucciones sobre cómo funcionan nuestras células, la vida misma). Ciertos cambios hereditarios en el DNA pueden incrementar el riesgo de cáncer en las personas y son responsables de los cánceres que tienen algunas familias. Pero la mayoría de los cambios en el DNA del cáncer de seno ocurren de forma independiente en las células del seno durante la vida de una mujer en lugar de que dichos cambios hayan sido hereditarios. Éstos son conocidos como cambios adquiridos, y la mayoría de los cánceres presentan varias de estas mutaciones genéticas adquiridas. No obstante, hasta el momento se siguen desconociendo las causas de la mayoría de las mutaciones adquiridas que podrían originar cáncer de seno. No sabemos exactamente qué causa el cáncer de seno, pero sí sabemos que existen ciertos factores de riesgo asociados con la enfermedad.

 

01capsulas02Factores de Riesgo

Un factor de riesgo es cualquier cosa que afecte las probabilidades de que una persona padezca alguna enfermedad como el cáncer. Los distintos tipos de cáncer conllevan diferentes factores de riesgo. Algunos factores de riesgo, tal como fumar, consumir alcohol y la alimentación están asociados con cosas que una persona hace. Otros, como la edad de la persona, la raza o sus antecedentes familiares, no se pueden cambiar. Pero los factores de riesgo no lo indican todo. El tener un factor de riesgo, o incluso varios, no significa que la persona contraerá la enfermedad. Algunas mujeres que tienen uno o más factores de riesgo nunca desarrollan cáncer de seno, por otro lado, la mayoría de las mujeres que lo desarrollan no tienen ningún factor de riesgo. Aunque todas las mujeres están en riesgo de padecer cáncer de seno, los factores que les presentaré a continuación pueden aumentar las probabilidades de que una mujer desarrolle la enfermedad, todavía no se sabe exactamente cómo algunos de estos factores de riesgo causan que las células se vuelvan cancerosas. Las hormonas parecen desempañar un papel en muchos casos del cáncer de seno, aunque no se conoce con exactitud cómo esto ocurre.
 
Factores de riesgo que usted NO puede cambiar:

Sexo: el sólo hecho de ser mujer es el factor de riesgo principal del cáncer de seno. Edad: las probabilidades de desarrollar cáncer de seno incrementan a medida en que la edad de la mujer aumenta. Alrededor de dos de cada tres mujeres con cáncer invasivo del seno tienen 55 años o más.
 
Factores de riesgo genéticos: aproximadamente de 5 a 10% de los casos del cáncer de seno está relacionado con cambios (mutaciones) hereditarios en ciertos genes. Los cambios genéticos más comunes son en los genes BRCA1 y BRCA2. Las mujeres con estos cambios genéticos presentan hasta un 80% de probabilidad de desarrollar cáncer de seno durante sus vidas.
 
Antecedentes familiares: el riesgo del cáncer de seno es mayor entre las mujeres cuyos familiares directos (consanguíneos) desarrollaron esta condición. Estos parientes pueden ser tanto del lado de la familia de la madre como de la del padre. El que su madre, hermana o hija padezca del cáncer de seno casi duplica el riesgo de una mujer. Es importante señalar que del 70 al 80% de las mujeres que padecen cáncer de seno no tienen antecedentes familiares de esta enfermedad. Antecedentes personales del cáncer de seno: una mujer que tenga cáncer en un seno tiene mayores probabilidades de tener un nuevo cáncer en el otro seno o en otra parte del mismo seno. Esto es diferente a un regreso del primer cáncer (conocido como recurrencia).

 

01capsulas03El riesgo del cáncer de seno y decisiones en el estilo de vida

No tener hijos o tenerlos tarde en la vida: las mujeres que no han tenido hijos o aquéllas que tuvieron su primer hijo después de los 30 años, tienen un riesgo ligeramente mayor de tener cáncer de seno. El haber tenido más de un embarazo a una edad joven reduce el riesgo. El embarazo reduce el número total de ciclos menstruales en la vida de una mujer, lo cual puede que sea una razón de este efecto.
 
Terapia hormonal posmenopáusica o de remplazo (THR): La terapia hormonal posmenopáusica (también conocida como terapia de restitución de hormonas) ha sido mal usada desde hace años y por muchos médicos para aliviar los síntomas de la menopausia y prevenir la osteoporosis (adelgazamiento de los huesos). Existen dos tipos principales de terapia hormonal posmenopáusica. Para las mujeres que siguen teniendo el útero (matriz), los doctores generalmente prescriben estrógeno y progesterona (conocida como terapia hormonal posmenopáusica combinada). El estrógeno por sí solo puede aumentar el riesgo de cáncer del útero, por lo tanto se agrega progesterona para ayudar a prevenir dicho riesgo. Por otro lado, a las mujeres que ya no tienen útero (aquellas que se sometieron a una histerectomía) se les puede recetar sólo estrógeno. A esto se le conoce comúnmente como terapia restitutiva de estrógeno (ERT).

Evitar la lactancia: algunos estudios indican que la lactancia (amamantar) reduce el riesgo del cáncer de seno, especialmente si el periodo de lactancia es de 1½ a 2 años. La razón pudiera ser que la lactancia, al igual que el embarazo, disminuye el número total de periodos menstruales.
 
Alcohol: el consumo de bebidas con alcohol está claramente asociado a un aumento en el riesgo de padecer cáncer de seno. Las mujeres que toman una bebida al día tienen un riesgo ligeramente más alto. Aquéllas que toman de dos a cinco bebidas al día tienen alrededor de 1½ veces más riesgo que las mujeres que no toman alcohol. La Sociedad Americana del Cáncer recomienda, si se consume bebidas con alcohol, que se limite la cantidad a no más de una bebida por día (¿se podrá?).
 
Sobrepeso u obesidad: esto se asocia con un riesgo más alto del cáncer de seno, especialmente para las mujeres después de la menopausia y si el aumento de peso ha ocurrido en la edad adulta. Además, el riesgo parece ser mayor si la grasa adicional se encuentra en el área de la cintura. La Sociedad Americana del Cáncer y todo médico recomiendan que mantenga un peso saludable durante toda la vida y que evite las subidas excesivas de peso. Falta de ejercicio: se ha demostrado que el ejercicio reduce el riesgo del cáncer de seno. La única pregunta es determinar cuánto ejercicio es necesario. Un estudio reveló que con tan sólo 1¼ a 2½ horas de caminata a la semana se puede reducir el riesgo en un 18%. Con diez horas de caminata a la semana se redujo el riesgo aún un poco más. La Sociedad Americana del Cáncer, también sugiere que haga ejercicio por cinco o más días por semana durante 45 a 60 minutos.
 
Factores de riesgo inciertos, por si usted tenía duda:
 
Desodorantes antitranspirantes y sostenes: han surgido rumores que circulan por medios electrónicos (Internet, correo electrónico) que sugieren que los desodorantes o antitranspirantes pueden causar cáncer de seno. Existe muy poca evidencia que apoye esta idea. Tampoco hay evidencia que respalda la declaración de que los sostenes con alambres pueden causar cáncer de seno.
 
Implantes de seno: los implantes de seno hechos de silicona pueden hacer que se forme tejido cicatricial en el seno. No obstante, varios estudios han encontrado que esto no aumenta el riesgo del cáncer de seno. Si usted tiene implantes de seno, pudiera requerir una radiografía especial adicional durante la mamografía.
 
Fumar tabaco: la mayoría de los estudios han reportado que hay una relación entre fumar cigarrillos y el cáncer de seno. Un asunto que continúa siendo un punto de investigación consiste en si el humo de segunda mano (el humo que sale del cigarrillo de otra persona, fumadores pasivos) pudiera aumentar el riesgo del cáncer de seno. Sin embargo, la evidencia sobre el humo de segunda mano y el riesgo del cáncer de seno en los estudios realizados con humanos no se ha aclarado. De todas maneras, un posible vínculo con el cáncer de seno es otra razón para evitar rodearse del humo de segunda mano.

 

01capsulas04¿Se puede prevenir el cáncer de seno?

No existe una manera segura de prevenir el cáncer de seno, pero existen algunas cosas que todas las mujeres pueden hacer, lo cual podría reducir su riesgo, o en caso de que el cáncer suceda, podría favorecer las probabilidades de detectar la enfermedad en sus etapas iniciales cuando es más tratable.

 

¿Cómo se diagnóstica  el cáncer de seno?

Las pruebas y exámenes de detección tienen el propósito de encontrar una enfermedad, como el cáncer, en las personas que no tienen ningún síntoma. Mientras más temprano se detecte el cáncer de seno, mejores son las probabilidades de que el tratamiento tenga éxito. El propósito es la detección de los cánceres antes de que generen síntomas. La mayoría de los médicos consideramos que los exámenes para la detección temprana del cáncer de seno salvan miles de vidas cada año.
 
Detección temprana del cáncer de seno: también es importante que todas las mujeres sigan las guías de la Sociedad Americana del Cáncer para detección temprana del cáncer de seno, las cuales se describen como:
 
Recomendaciones de la Sociedad Americana del Cáncer para la detección temprana del cáncer de seno.
 
Mamograma, mamografía o mastografía: las mujeres de 40 años en adelante deben hacerse un mamograma de detección al año, y deben continuar haciéndose este examen mientras estén en buen estado de salud. Aun cuando algunos cánceres pueden pasar desapercibidos por el mamograma, dicho estudio es una forma muy efectiva para la detección del cáncer de seno.
 
Como se realizan los Mamogramas. Un mamograma es una radiografía del seno, en realidad dos. Esta prueba se usa para buscar enfermedades del seno en las mujeres que aparentan no tener problemas. También se puede usar cuando la mujer tiene síntomas como una protuberancia, cambios en la piel o secreción del pezón. Durante un mamograma, se comprime el seno entre dos placas durante varios segundos mientras se toman las radiografías. La presión sólo dura pocos segundos y puede que cause algún dolor, pero es necesaria para poder obtener una buena imagen. Los niveles de radiación que se usan son muy bajos. Aunque muchas personas se preocupan por la exposición a los rayos X, los niveles bajos de radiación que se usan en los mamogramas no aumentan el riesgo del cáncer de seno. Para poner la dosis en perspectiva, si una mujer con cáncer de seno es tratada con radiación, recibirá alrededor de 5,000 rads (un término usado para medir la dosis de radiación). Si se sometiera a mamografías cada año desde los 40 a los 90 años, recibiría entre 20 y 40 rads en total, que conste.
 
Para el mamograma, requiere desvestirse de la cintura hacia arriba, y le darán una bata para que se cubra. Un técnico (generalmente una mujer) colocará el seno correctamente para la prueba. La presión dura sólo unos pocos segundos mientras se toma la imagen. El procedimiento completo toma alrededor de 20 minutos. Usted deberá obtener los resultados en un lapso de 3 a 5 días o incluso en menos tiempo. Alrededor de una de cada diez mujeres que se someten a un mamograma requieren someterse a más pruebas de imágenes. Y de estas mujeres, la mayoría no tiene cáncer de seno, por lo que no debe alarmarse si se le indica que debe someterse a más pruebas. Si usted está bajo un riesgo mayor, su médico podrá recomendar una ecografía (ultrasonido) o una imagen por resonancia magnética (MRI) junto con sus mamogramas.
 
Examen clínico del seno: las mujeres de 20 a 39 años de edad deben someterse a un examen clínico de los senos como parte de un examen periódico de salud, por parte de un profesional médico al menos cada 3 años. A partir de los 40, las mujeres deben someterse a un examen del seno por parte de un profesional de la salud todos los años. Pudiera ser recomendable someterse al examen clínico de los senos poco antes del mamograma. El examen clínico de los senos generalmente es realizado por un experto de la salud como un médico, enfermera titulada, enfermera o asistente médico. Para este examen, usted se desviste de la cintura hacia arriba. El profesional médico observará primero si hay cambios en el tamaño o forma de sus senos. Luego, usando las yemas de los dedos, el examinador palpará suavemente los senos para determinar si hay masas. También revisa el área debajo de los dos brazos (axilas). Este es un buen momento para aprender o preguntar cómo hacerse el auto examen de los senos si aún no sabe cómo hacerlo.01capsulas05
 
Auto examen del seno: el auto examen de los senos es una opción para las mujeres a partir de los 20 años de edad. Se debe orientar a las mujeres sobre los beneficios y las limitaciones del auto examen de los senos. Las mujeres deben informar de inmediato a su médico sobre cualquier cambio que noten en el aspecto y sensación de los senos. Si decide hacerse el auto examen de los senos (es lamentable que las mujeres opten por no hacerse el auto examen) pida a su doctor que observe cómo lo hace durante el examen físico que usted se hace normalmente para asegurar que lo hace correctamente. Si usted se hace este examen habitualmente, puede familiarizarse con el aspecto y sensación normal de sus senos y detectar con más facilidad cualquier cambio. Ya sea que se realice el auto examen o no, el objetivo es que consulte a su médico de inmediato si nota cualquier cambio.
 
Mujeres con alto riesgo: las mujeres con un riesgo más alto deben hablar con su doctor acerca del método más apropiado para ellas. Esto pudiera significar el comienzo de mamogramas a una edad más temprana, pruebas adicionales de detección o la realización de pruebas con más frecuencia.

 

Familiarización con sus senos y el auto examen

La mujer debe familiarizarse con el aspecto y sensación natural de sus senos y notificar inmediatamente a su médico cualquier cambio relacionado. El encontrar un cambio en sus senos no significa que haya cáncer. Al conocer el aspecto natural y sensación de sus senos, es probable que note cualquier cambio que pudiese ocurrir. Usted también puede optar por usar un método "paso a paso" para examinar sus senos bajo un programa establecido. El mejor momento para hacerse un auto examen de los senos es cuando los senos no están sensibles ni inflamados. Si encuentra algún cambio, consulte inmediatamente a su médico.
 
Las mujeres que tienen implantes de seno pueden hacerse el auto examen de los senos. Puede que sea útil el apoyo del cirujano para ayudar a identificar los bordes del implante, de tal manera que usted pueda saber qué es lo que está palpando. Puede que los implantes empujen el tejido del seno, lo cual hace que sea más fácil examinarlo.

 

Síntomas del cáncer de seno

El uso generalizado de los mamogramas de detección ha aumentado la cantidad de tumores cancerosos del seno detectados antes de que causen algún síntoma, pero hay algunos que todavía no se detectan. La señal más común del cáncer de seno consiste en la aparición de un nuevo tumor o bulto nuevo. El tumor que no causa dolor, es duro y tiene bordes irregulares tiene más probabilidades de ser cáncer. Sin embargo, algunos tumores cancerosos son sensibles, suaves y redondos. Por lo tanto, es importante que su médico examine cualquier irregularidad.
 
Otras señales del cáncer de seno incluyen las siguientes:

Inflamación de todo o parte del seno
Irritación o hendiduras en la piel
Dolor en el seno
Dolor en el pezón o que el pezón se hunda (retracción)
Enrojecimiento, descamación o engrosamiento de la piel del seno o del pezón
Una secreción del pezón que no sea leche materna
Alguna masa en el área debajo del brazo (axila)

Pero tenga presente que en la mayoría de los casos, cualquiera de estos cambios no quiere decir que usted tenga cáncer, pero:

 

01capsulas06Si se sospecha la presencia del cáncer de seno

Si usted presenta cualquier síntoma que pudiera ser un signo del cáncer de seno, asegúrese de acudir a su médico tan pronto como pueda. Después de hacerle algunas preguntas y de realizar un examen físico completo (incluido un examen clínico de los senos), puede que su médico requiera someterle a más pruebas.
 
Finalmente el cuidado, la decisión y consecuencias serán responsabilidad de usted, no se deje al olvido ya que para una mujer, sea mamá, esposa, novia o joven, todo es primero menos ellas, recuerde que al igual que el Papanicolaou, la colposcopia, la mamografía, el ultrasonido de mama y su autoexploración son de vital importancia para que usted mantenga una vida saludable, ¿o no lo cree así?
 
Como ustedes pueden observar, se trata de un tema muy amplio y con mucha información pendiente por comunicar, por lo que para la próxima entrega les hablaré sobre algunas alternativas de tratamiento.
 
Bien, como siempre. Para quienes se han tomado de su tiempo para esta lectura. Gracias. Hasta la próxima

banner b1 i2

banner e1 i